Embajada chumbivilcana

Embajada chumbivilcana

En junio de 1962, con ocasión de los festejos del Cusco, Arturo Villena preside el Club Qorilazo y organiza, junto a los miembros de esta organización, la llegada a la ciudad del Cusco y la presentación en diversas actividades culturales públicas, de una delegación de chumbivilcanos denominada “Embajada chumbivilcana“, en recuerdo a una embajada de chumbivilcanos llegada al Cusco alrededor de 1930, invitada por la Municipalidad de la ciudad.

Para la Embajada chumbivilcana se reúnen alrededor de 80 personas, mestizos y campesinos, gran parte de ellas venida desde la provincia de Chumbivilcas con caballos, trajes típicos, instrumentos musicales, textiles y manifestaciones culturales de la región.

Por primera vez en la historia del Cusco, se organiza un desfile de esta delegación que se une al desfile general del 23 de junio en la Plaza de Armas del Cusco. Se organizan corridas de toros al estilo chumbivilcano. Por primera vez en el Cusco, se realizan exposiciones de textiles y trajes típicos en la Casa Garcilaso. Se presentan obras teatrales con actores regionales en el Teatro Ollanta, y en otras ciudades como Sicuani. Se multiplican las fiestas de chumbivilcanos en diferentes locales. Quedan algunas fotografías de aquel año. A partir de entonces la singularidad musical y cultural de la región se da a conocer masivamente en el Cusco, como no había sucedido antes con la de ninguna otra provincia.